Los troperos del Anglo.

[Sin título]

El histórico lugar donde llegaban los peones tropeando animales hacia los lugares de mantenimiento y engorde así como hacia el establecimiento industrial principal situado en Fray Bentos.

Los TROPEROS eran peones rurales al servicio de los establecimientos o de las fábricas donde se faenaba el ganado.
La industria cárnica en el Uruguay, desde sus principios, utilizó y aprovechó el saber y experiencia en las tareas rurales de los "gauchos", convirtiéndose éstos en el sostén principal del manejo de las tropas de vacunos (y en otras épocas otros animales como lanares y aves (pavos).
En los comentarios de testigos presenciales de la actividad de este personal, encontramos información fidedigna:
“Reconozco al jefe que los dirige: es uno de los veinte troperos a sueldo de los directores de la usina Liebig; es el famoso don Marcos. Viene con sus hombres a elegir por cuenta de este establecimiento los animales más gordos de nuestra estancia. Va a formar su tropa, a contarla, pagarla para luego llevársela por su cuenta y riesgo. Tendrá por cinco días de viaje, ya que por lo menos treinta leguas nos separan de la planta de tratamiento y no se anda rápido cuando hay que llevar por delante una tropa de alrededor de mil quinientos bueyes, haciéndoles franquear a veces un río, un arroyo y mil obstáculos de naturaleza varia y diversa. Pero los saladeros en general, y en particular los de Liebig, que no sacrifican menos de mil cabezas por día, hacen tal consumo de ganado durante los tres meses en que trabajan, que se encuentran obligados de ir a buscar lejos. Con esta intención envían sus troperos a hasta sesenta u ochenta leguas a la redonda.

Como cada uno de estos troperos tiene que hacerse ayudar de por lo menos cinco o seis peones, se ve rápidamente cuan numeroso debe ser el personal que necesitan estos establecimientos de matanza y los gastos de viaje que tienen que soportar. Si además se reflexiona sobre las cifras que tienen que contar sobre estas tropas inmensas, que hay que pagar en el lugar mismo de la transacción, se comprende fácilmente la cantidad de capitales que tienen que aportar.” (Eugene de Robiano, 1878)

“La compañía tiene a su sueldo los primeros troperos del país cuya tarea es proveer el ganado necesario y los que recorren las comarcas ubicadas a distancia considerable. Esto explica la presencia de los rebaños inmensos de bueyes que se encuentra frecuentemente en diversos lugares y que se dirige hacia Fray-Bentos." (Daniel Bernard, 1881).

Los troperos tenían una actividad muy sacrificada y de gran responsabilidad. Desde diversos sitios del interior, conducían las tropas hasta la Estancia "La Pileta", propiedad de la Empresa, a unos 15 kilómetros en las afueras de Fray Bentos. Desde allí conducían los animales hasta los corrales al aire libre o techados que se disponía en el propio frigorífico, donde había una balanza para los controles. También era el sitio donde había comodidad para el alojamiento de este personal a los que se les llamaba "los cuartos de los troperos".

Gracias a la labor profesional del fotógrafo de Fray Bentos Sr.Ricardo Giusti, disponemos de tomas realizadas durante la última llegada de animales vacunos para la faena en el frigorífico ANGLO, en 1979, antes de cerrar definitivamente.

Images

Map